• El 767 ingresó a la flota por primera vez en 1990 y realizó, a la fecha, más de 425.000 vuelos comerciales.
  • El último vuelo comercial se llevó a cabo ayer en la ruta Larnaca–Heathrow, antes de ser retirado hoy a St. Athan en Gales.
  • El retiro se da unos días después de que la aerolínea recibiera la unidad 30 del 787 Dreamliner.

En el día de hoy, British Airways se despidió de una de las aeronaves más emblemáticas de su flota, el Boeing 767. Los dos últimos 767 de la aerolínea se retiraron ayer a St Athan en Gales después del último vuelo comercial, realizado en la ruta Larnaca, en Chipre, a Heathrow, en Londres.

Desde que British Airways operó su primer 767 en febrero de 1990 en un viaje corto a París, la flota de aeronaves completó 425.000 vuelos comerciales, 15.000 desde y hacia el aeropuerto de Frankfurt y también hacia otras rutas como Abu Dhabi, Calgary y Nueva York. Mientras que inicialmente fue empleado para viajes de larga distancia, en los últimos años fue reconfigurado para trayectos cortos, incluyendo Atenas y Larnaca, así como rutas domésticas.

El último vuelo comercial del 767 se realizó en el avión reg G-BZHA. La aeronave despegó por primera vez en 1998 y voló alrededor de 23 millones de millas y, a pesar de visitar Larnaca 900 veces en su vida, su ruta más popular fue a Atenas, donde completó 1.275 viajes redondos. Se estima que este jet transportó cerca de 4 millones de clientes en 23.000 vuelos.

“El 767 ha sido una parte brillante de nuestra flota, volando algunas de nuestras rutas más populares y ofreciendo a los clientes lo que en su momento fue el servicio líder de la industria. Oportunamente con la salida del 767 de nuestra flota, tendremos la entrega número 30 de otra aeronave líder en la industria, el 787 Dreamliner, que ofrece a los pasajeros una experiencia excepcional en el aire”, comentó el Capitán Al Bridger, Director de Operaciones de Vuelo de British Airways.

Este cambio llega en el marco de la inversión de 4,5 billones de libras que planeó la aerolínea para los próximos cinco años. Días atrás, la compañía recibió el ejemplar número 30 del Boeing 787 Dreamliner – la nueva aeronave de su flota. Esta aeronave no sólo es un 40% más silencioso que otros aviones, sino que también usa un 20% menos de combustible comparado con otros aviones similares, lo que significa una reducción en las emisiones de dióxido de carbono y óxido de nitrógeno. Además, este año la aerolínea recibirá otra aeronave pionera, su primer Airbus A350.

Anuncios