Como parte de su programa de reducción de costes, Norwegian se ha embarcado en una revisión exhaustiva de la operativa de sus Boeing 737 (tanto el modelo 800 como el MAX 8), con el objetivo de mejorar la rentabilidad, reducir el impacto comercial de la estacionalidad y, por consiguiente, aumentar ingresos y rentabilidad, y reducir costes. El objetivo de Norwegian es garantizar que la menor cantidad posible de nuestros colegas se vea afectada por estos cambios tan necesarios, bien sea mediante su traspaso a la operativa de largo radio (con el Boeing 787 Dreamliner), un traslado de base o facilidades en las peticiones de reubicación, todo ello en un intento por evitar bajas.

Tal y como ya se anunció con anterioridad, la compañía ha realizado varios cambios en su cartera de rutas, además de ajustar su capacidad. Ello se traducirá, en concreto, en la suspensión de rutas y bases en Europa y los Estados Unidos, a partir de abril y durante la mayor parte de 2019. La decisión afecta a algunas de las rutas que están siendo operadas por los modelos Boeing 737-800 y 737 MAX 8. Estos aviones se utilizan principalmente en rutas europeas, pero también en algunas rutas más largas entre Europa y los Estados Unidos o Europa y Oriente Medio.

La operativa del Dreamliner no se ve afectada por estos cambios.

La compañía ha decidido, pues, discontinuar sus bases en Palma de Mallorca (PMI), Gran Canaria (LPA) y Tenerife (TCI) en España; Roma Fiumicino (FCO) en Italia; y Stewart (SWF) y Providence (PVD) en los Estados Unidos. Es importante resaltar que la base Dreamliner de larga distancia en Roma continuará operando según lo planeado.

Norwegian mantiene 122 rutas en oferta en España, con sólo una ruta siendo cancelada como resultado de esta revisión (Tenerife Sur – Roma), si bien habrá un cierto número de pequeñas reducciones de capacidad en algunas otras rutas en Palma de Mallorca y Tenerife (véase el anexo para una lista completa de las rutas afectadas).

La decisión no afecta a ninguna de los otras cinco bases de Norwegian en España: Alicante, Barcelona (dos bases: de corto y largo radio), Málaga o Madrid, ni tampoco a su sede corporativa en Barcelona.

Helga Bollmann Leknes, directora comercial de Norwegian y directora gerente de Norwegian Air Resources, ha declarado:

“Estamos agradecidos a nuestros tripulantes en las bases afectadas por su arduo trabajo y dedicación, y nuestro objetivo es garantizar que todo esto afecte al menor número posible de nuestros colegas. Sin embargo, la compañía ha llegado a un punto en el que necesita realizar los ajustes necesarios en su cartera de rutas para mejorar su sostenibilidad y rendimiento financiero en medio de este entorno tan competitivo.

“La decisión sobre la revisión de las rutas ya ha sido comunicada a todos los sindicatos de Norwegian y ya hemos iniciado un diálogo. Tenemos el objetivo claro de evitar bajas y ofreceremos traslados de los tripulantes afectados a nuestras bases en Oslo, Estocolmo y Madrid, o a nuestra creciente red de larga distancia operada con el Dreamliner”.

Créditos

Anuncios