En el marco del “Año de la cultura turca”en Japón, los 186 artefactos formarán parte de la exposición “El Imperio Otomano y la cultura del tulipan” en el Centro Nacional del Arte de Tokio y en el Museo Nacional de Arte Moderno de Kioto.

Turkish Cargo, la marca de transporte de carga aérea de Turkish Airlines llevó 186 artefactos históricos, propiedad de Dolmabahçe y Topkapı Palaces, a Tokio (Japón). Allí serán expuestos en la muestra “El Imperio Otomano y la cultura del tulipán” como parte de los eventos organizados para 2019, declarado el “Año de la cultura turca” en todo Japón.

Cada pieza fue cuidadosamente empaquetada por un equipo de expertos, quienes utilizaron los materiales de protección pertinentes para su correcta preservación. Fueron transportadas en un total de 56 cajas de madera de alta seguridad. Turkish Cargo utilizó un avión modelo B777F de cuerpo ancho y realizó el trayecto Estambul – Narita. Por la importancia significativa de la operación, no se llevó ninguna otra carga a bordo.

Los históricos artefactos, que se han conservado meticulosamente durante años en el Palacio de Topkapi, son: el lecho de Suleiman el Magnífico, el Kaftan del Sultán Osman II, el Frasco Ceremonial. Por su parte, las piezas tomadas del Palacio de Dolmabahçe fueron: el “Yusen Shippo Vase”, el escritorio de madera y el espejo de bambú entregados al Sultan Abdulhamid II, por el emperador Meiji de Japón.

Estos 186 artefactos, que pesan alrededor de 8 toneladas y tienen un gran significado para la cultura y la historia turcas, se exhibirán primero en el Centro Nacional de Arte de Tokio, entre el 20 de marzo y el 20 de mayo; y luego en el Museo Nacional de Arte Moderno de Kioto, entre 14 de junio y el 28 de julio.

Hace unos meses, Turkish Cargo participó exitosamente del traslado de las piezas faltantes del mítico mosaico “Gypsy Girl” de vuelta a Turquía. También transportó más de 50 obras maestras expuestas en el Museo del Louvre en París a Teherán, como la imponente Tumba de Heracles, que se remonta a la época romana. Turkish Cargo demostró una vez más cuán confiable es en el transporte de obras de arte que requieren el mayor cuidado posible.

Además de la extensa red de vuelos de Turkish Airlines, que llega a 306 destinos, Turkish Cargo mantiene sus operaciones exitosas al operar vuelos de carga directos a 85 destinos. Brinda servicio a sus clientes globales en 124 países con sus tres salas de carga especial para materiales frágiles y personal certificado en operaciones de transporte para obras de arte que requieren extremo cuidado. Durante el vuelo, la aerolínea también supervisa los movimientos de su carga mediante una red de cámaras instaladas en su bodega de almacenamiento.

Anuncios