Norwegian transportó casi 3,5 millones de pasajeros en junio. El ingreso unitario de la compañía mejoró en un 10 por ciento comparado con el mismo mes del año anterior.

Un total de 3.475.337 pasajeros optó por volar con Norwegian en junio, 21.948 pasajeros menos que en el mismo mes del año anterior. En términos unitarios, el tráfico global (medido éste en PKT, véase glosario al pie de esta nota) se incrementó en un 7 por ciento, mientras que la capacidad ofertada (medida ésta en AKO) lo hacía en un 5 por ciento. La ocupación media resultante se ha incrementado, por lo tanto, en un punto porcentual, ubicándose en el 91.5 por ciento.

“El volumen total de pasajeros disminuyó ligeramente en junio, debido a la suspensión de operaciones de 18 MAX y a una menor capacidad chárter. Al mismo tiempo, el número de pasajeros de larga distancia aumentó considerablemente. Con la llegada de un nuevo Dreamliner en junio, ahora contamos con una flota de largo radio compuesta por 36 aviones nuevos y más eficientes en el consumo de combustible. Tras un período de expansión y de importantes inversiones, me complace ver que las cifras de junio muestran que nuestro crecimiento se está desacelerando, en línea con nuestra estrategia de pasar del crecimiento a la rentabilidad”, ha declarado Bjørn Kjos, fundador y consejero delegado Norwegian.

Norwegian operó el 99,4 por ciento de los vuelos programados para junio, de los cuales un 70,9 partió puntual (sin cambios en comparación con el mismo mes del año anterior). El índice de puntualidad se vio afectado por la suspensión de los 18 MAX, lo que conllevó la contratación de un mayor número de aeronaves con tripulación (“wet lease”) de lo habitual.